La mayor aerolínea nórdica sufre un severo castigo en la apertura de la jornada, con una caída del 16,4%. SAS ha anunciado sus planes de intensificar aún más sus recortes de gastos, en paralelo a un intento por realizar una ampliación de capital de 5.000 millones de coronas suecas, cerca de 500 millones de euros.