La empresa holandesa de telecomunicaciones ha anunciado la supresión de entre 4.000 y 5.000 puestos de trabajo hasta el año 2015 debido a unas 'nuevas tendencias' dentro del mundo de la telefonía que han hecho que KPN vea reducir sus expectativas sobre el EBITDA considerablemente.

KPN, que cuenta con unos 30.000 trabajadores en todo el mundo, ha cifrado entre un 20 y un 25% de la plantilla lo que supondrán los próximos recortes de personal en Holanda, con un coste de entre 250 y 300 millones de euros.

La compañía explicó en un comunicado que el beneficio bruto de explotación (EBIDTA) para este año se situará en unos 5.300 millones de euros, en lugar de los más de 5.500 millones de euros anteriormente estimados.