El fabricante alemán Karmann, constructor entre otros de las capotas del modelo "Escarabajo" de Volkswagen o el CLK de Mercedes, "debe seguir adelante", pese a la declaración de insolvencia presentada el miércoles por la empresa. "Hay que salir cuanto antes de esta situación de insolvencia", declaró hoy el administrador asignado para gestionar este proceso en Karmann, Otto Hermann, ante la asamblea general de trabajadores. Hermann dijo a los empleados que los salarios para las próximas semanas está asegurado y les emplazó a un diálogo sobre cómo proceder a partir de ahora. El administrador no prometió que pueda sacar a Karmann de la situación actual y en consecuencia no garantizó el empleo, pues "en una situación de insolvencia hay motivos para preocuparse", dijo.
A su juicio, sin embargo, Karmann, que no tiene deudas con los bancos, debe seguir adelante.