Los bancos de inversión enfrentan un descenso pronunciado en la rentabilidad debido a la reestructuración global de los estándares para el capital y otros cambios a las normas, que podrían ocasionar fuertes recortes en los salarios del sector a medida que las firmas se reestructuran, dijeron analistas de J.P. Morgan.