Ha sido el jefe de inversión para Estados Unidos de la gestora el que ha hecho saltar la liebre: el Gobierno Obama podría enfrentarse, al estilo europeo, a una rebaja en la calificación de su deuda de la mano de la oportunas agencias de rating.

El jefe de inversión para EE UU de JP Morgan asegura que hay que prepararse para una rebaja de rating para el país. El responsable de la entidad para EE UU, Thomas Lee, ha señalado que casi el 60% de los países cuyo rating se pone en vigilancia terminan por sufrir rebajas.

Por ello, ha señalado que es más que probable que ante la proximidad del 2 de agosto (fecha límite que tiene el Gobierno de EE UU para conseguir que se eleve el techo de gasto del país por encima de los 14,3 billones de dólares) las agencias de rating rebajen la nota de EE UU. Lee también ha señalado que esta decisión tendría un impacto menor.