Tras el profit warning de ayer, hoy a la cadena de supermercados le toca sufrir la bajada de recomendación y de precio objetivo de los analistas, entre las que destaca la de JP Morgan. Y es que la entidad considera que DIA, que ya se encuentra en mínimos de 2012, podría bajar un 12% más.

Varias han sido las casas de análisis que han rebajado el precio y la recomendación de DIA, una jornada después de que la compañía aprovechase la presentación de sus resultados del tercer trimestre para anunciar un profit warning.

JP Morgan lo ha hecho por debajo del precio actual de cotización de DIA. En el caso de la entidad estadounidense, recorta el precio objetivo hasta los 3,65 euros, desde los 4 euros anteriores, lo que le da a la compañía un potencial de caída del 12%.

Por otro lado, Natixis ha recortado el precio de la cadena de supermercados hasta los 4,90 euros, desde los 5,70 euros anteriores.

Al mismo tiempo, HSBC ha reducido el precio hasta los 4,50 euros, desde los 5 euros anteriores, con una recomendación de mantener, mientras que Deutsche Bank ha reducido su estimación hasta los 4,70 euros, desde los 5 euros anteriores.

Además, Oddo Securitires baja el precio objetivo de DIA hasta los 4,60 euros por acción, desde los 5 euros anteriores, al mismo tiempo que Santander lo reduce hasta los 5,90 euros, desde los 6,50 euros de su estimación anterior.

Hoy DIA registra caídas superiores al 2%, a punto de perder los 4 euros por título, ya en mínimos de 2012.

La compañía, que salió a bolsa el 15 de julio de 2011, acumula en lo que va de año unas pérdidas del 13%.

Ayer la cadena de supermercados cerró la sesión con un descenso del 3,91%, tras presentar unos resultados que no convencieron al mercado, al tiempo que revisó a la baja sus previsiones de ventas y ebitda para el conjunto del año, en un entorno de mayor competencia.

En los nueve primeros meses del año, DIA obtuvo un beneficio neto atribuido de 103,1 millones de euros, un 11,7% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Link Securitees destaca que los objetivos fijados por DIA para el ejercicio 2017 se sitúan por debajo de sus proyecciones para el ejercicio, en el que contemplaban un ebitda de 650 millones, lo que supone un crecimiento del 4,0% respecto al año anterior.

Estos analistas destacan que los resultados de DIA en el tercer trimestre “han sido decepcionantes, especialmente en lo que se refiere a la evolución de las ventas LFL en la península Ibérica, descenso que no contemplábamos”

Tras estos resultados, Link Securitiees pone en revisión sus estimaciones de resultados y por lo tanto al valor.

En la misma línea, Bankinter ahora recomienda vender los títulos de la compañía (antes aconsejaba mantenerse neutral). Tras el recorte en estimaciones, la entidad también ha bajado el precio objetivo de DIA, hasta los 4,6 euros por acción, desde los 5,6 euros anteriores.

Estos analistas explican que el negocio del grupo está negativamente afectado por: la pérdida de cuota de mercado en Iberia frente a sus competidores, la ralentización de inflación en emergentes, y por el ritmo de nuevas aperturas más lento que el previsto.

Bankinter recuerda que en el Día del Inversor, DIA apuntaba a una expansión vía aperturas en Brasil y Argentina a un ritmo del 7% anual en los próximos años, pero el ritmo de aperturas en 2017 está siendo más lento.

La posibilidad de buenas noticias, apuntan, podría venir de una hipotética actividad corporativa (por ejemplo, que Amazon se decidiese a comprar algo en Europa -como hizo en EEUU con Organic Foods- y se fijase en DIA).

 “Nos mantendríamos fuera del valor hasta tener evidencia de mejora en el negocio subyacente del grupo” explica el departamento de análisis de Bankinter en un informe.

Por el contrario, el consenso de analistas de Reuters recomienda mantener las acciones de la cadena de supermercados, con un precio de 5,21, lo que le da un potencial de subida del 28%.

De las 28 firmas que siguen a DIA, trece aconseja comprar; diez, mantener, y cinco, vender.

 

La tormenta bursátil perfecta en  DIA, acosada por las posiciones cortas con un 17,8% de su capital, comenzó precisamente cuando marco sus máximos anuales en 6 euros al cierre del 28 de julio tras avanzar un 25% en una sesión en la que se conoció la entrada en su accionariado del fondo Letterone Investments, propiedad del magnate ruso Mikhail Fridman, con hasta el 10% de las acciones de la compañía.

Desde entonces, DIA pierde más de un 32% de su valor, o lo que es lo mismo, 1.259 millones de su valor en el mercado, con lo que la capitalización bursátil retrocede hasta los 2.619 millones.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión señalan que DIA ha cambiado de fase, de bajista a de rebote. Dichos indicadores le dan a DIA una puntuación de 3 sobre 10, con una volatilidad decreciente tanto en el medio como en el largo plazo.