El país de la Europa occidental más azotado por los efectos de la crisis financiera concluyó el segundo trimestre del año con una contracción en el PIB del 6,5%, en tasa interanual. Respecto al primer trimestre, la caída fue del 2%.