El Gobierno irlandés insistió hoy en que no ha perdido soberanía sobre su política fiscal y que no necesita ayuda económica de la Unión Europea para salir de la crisis, a pesar de que la prima de riesgo de su deuda pública alcanzó niveles récord.


El interés de los bonos irlandeses a 10 años en el 8,90% -el miércoles llegaron a estar en el 8,95%-, lo que elevó su prima de riesgo, es decir, su diferencial con el bono alemán de referencia en unos 6 puntos porcentuales (600 puntos básicos).