Algunos inversores árabes han puesto la mirada en los activos financieros estadounidenses, actualmente en dificultades, e intentan de esa forma aprovechar las actuales turbulencias de ese mercado en crisis. Así lo señala Omar bin Sulaiman, gobernador del Centro Financiero Internacional de Dubai, en declaraciones al "Financial Times" (FT). Según bin Sulaiman, los inversores más sofisticados comprarán seguramente instrumentos de la deuda bien directamente bien a través de fondos de alto riesgo aunque "el reto actual es saber cuánto caerán aún los precios".
Diversos banqueros internacionales han estado cortejando últimamente a los inversores del Golfo, región que rebosa actualmente de liquidez gracias al alto precio del petróleo. Según el periódico, es poco probable que los inversores árabes se interesen por los instrumentos más complejos como las hipotecas de alto riesgo. Algunos banqueros estadounidenses creen, sin embargo, en que dinero del Golfo podría convertirse en una nueva fuente de demanda de créditos corporativos fuertemente apalancados, que ahora no consiguen vender. Pero bin Sulaiman advierte de que los intentos de atraer inversiones árabes al mercado estadounidense podrían resentirse de la actitud de desconfianza hacia los fondos soberanos. Algunos critican en efecto la falta de transparencia de esos fondos gubernamentales o temen que se utilicen en un futuro como instrumento de presión política. Podrían buscar oportunidades en Asia Todo ello puede hacer, según el gobernador del Centro Financiero Internacional de Dubai, que los inversores árabes vuelvan la espalda a los mercados occidentales y busquen nuevas oportunidades en Asia, donde no les ponen ese tipo de objeciones. "Si uno necesita inversiones extranjeras directas, debe darles la bienvenida en lugar de ahuyentar a los inversores", explica bin Sulaiman. El Fondo Monetario Internacional ha recomendado a los fondos soberanos que ejerzan voluntariamente la transparencia para adelantarse a eventuales exigencias en ese sentido de algunos países occidentales. Sin embargo, según bin Sulaiman, algunos de esos fondos regionales llevan a cabo inversiones de tal magnitud que la transparencia que se les exige tendría un impacto en los mercados y situaría a aquéllos en posición de desventaja. Los comentarios de bin Sulaiman coinciden, según el periódico británico, con la posición defendida por otros inversores "soberanos" de la región, que se resisten a la transparencia que se les reclama desde Occidente. Adquisiciones hasta el momento El brazo de inversiones del Fondo de Dubai, DIFC Investment, ha adquirido participaciones en la plataforma bursátil Euronext y en el banco alemán Deutsche Bank. Por su parte, Borse Dubai, entidad gubernamental de la que es copropietario el citado fondo de inversiones, se unió al US Nasdaq estadounidense para comprar la bolsa escandinava OMX y adquirir una participación en la Bolsa de Londres. Bin Sulaiman adelanta al Financial Times que el próximo paso de Borse Dubai será seguramente una inversión en una Bolsa asiática y sólo falta por decidir el momento.