Los planes de pensiones son el producto que ofrece actualmente una mayor rentabilidad financiero-fiscal en el Estado español. La inversión en planes es importante, en primera instancia, para preparar de forma adecuada el periodo de jubilación: es algo que no podemos perder de vista.
Sin embargo, su rentabilidad financiera permite utilizar además este producto para obtener importantes deducciones en el IRPF.

Un aspecto sobre el que Deutsche Bank ha recibido consultas y sobre el que está ofreciendo respuesta a sus clientes es la utilización de los planes de pensiones para eliminar el impacto que la subida fiscal ha tenido en las nóminas de 2012.

Ejemplos:

Inversor de 40 años, con ingresos brutos anuales de 50.000 euros



Inversor de 40 años, con ingresos brutos anuales de 75.000 euros