ING rebaja la recomendación de Repsol a vender desde mantener por una valoración ajustada y sus expectativas de "un flujo de caja muy negativo este año". Indica que a pesar de que las "positivas recientes exploraciones en Brasil y Argentina" son buenas para la acción, tardará en notarse el impulso en los resultados.