La caída de la actividad económica impulsada por la fuerte disminución de la demanda interna provocarán una contracción del PIB de un 2,4 por ciento y que la tasa de paro suba hasta el 17,3 por ciento para el conjunto de 2009 según el indicador del mercado laboral AFI-AGETT de marzo. Según este informe, elaborado por Analistas Financieros Internacionales (AFI) y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT), en el primer trimestre de 2009 se han perdido 550.000 empleos, aunque adelanta un "posible freno" del ritmo de destrucción de empleo entre marzo y mayo. Así, el informe señala que la tasa de caída interanual de ocupación se estabilizará en torno al 6,5 por ciento y el número de ocupados se situará en 19,1 millones hasta mayo. No obstante, subraya que si se mantuviera ese ritmo hasta final de año, la cifra descendería hasta los 18,3 millones, nivel que no se observaba desde hace cuatro años. AFI-AGETT afirman que, en conjunto, es cada vez más fácil perder el empleo y también más difícil salir del paro, por lo que aumenta el número de desempleados y se incrementa el desempleo entre los parados de larga duración.