La confianza del sector del comercio italiano en la marcha de la economía ha aumentado el pasado agosto, al situarse en 114,2 puntos, frente a los 109,4 del mes anterior, con un marcado incremento en la gran distribución. La mejora del indicador responde, en particular, a una opinión "más favorable" sobre la evolución actual y futura de las ventas y la reducción de las existencias de almacén.