El Banco Central Europeo podría recortar drásticamente su objetivo de inflación, indicó el martes el instituto de análisis alemán Ifo.  Las compañías europeas tendrán un limitado margen de maniobra para elevar los precios y hasta podrían enfrentarse a algunos descensos en los precios en medio de la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión, afirmó el Ifo.  "La debilidad de la economía (de la eurozona) podría persistir. El consumo de los hogares descenderá tras el deterioro de la situación de los empleos", dijo.  El Ifo prevé que el índice de precios de consumo se mantendrá virtualmente invariado, aumentando tan sólo un 0,1% este año. En 2010, la inflación interanual se acelerará un 0,5%.  Por eso, es probable que el BCE reduzca su objetivo de estabilidad de los precios, que actualmente se sitúa justo por debajo del 2% a medio plazo, dijo el Ifo.