La compañía ha aceptado pagar 10 millones de dólares para solventar las acusaciones de que habían hecho regalos y habían dado dinero a funcionarios chinos y coreanos a cambio de contratos informáticos.

Estos pagos irregulares, que incluyen viajes y actividades ociosas, se llevaron a cabo entre los años 1998 y 2009. Se realizaron a través de filiales de IBM y de la joint venture de LG Electronics e IBM.

De acuerdo con Bloomberg, el SEC ha dicho que los sobornos llegaban a la cantidad de 207.000 dólares. En China, los trabajadores de IBM crearon cajas negras con el objeto de ser usadas para pagar excursiones y viajes en el extranjero a funcionarios del gobierno chino.

“La falta de control interno por parte de IBM hizo que los empleados de sus filiales y de su joint venture usaran comercios locales y agencias de viajes como canales de soborno en Corea del Sur y China” según denuncia el SEC.