“Ni siquiera un dios puede cambiar en derrota la victoria de quien se ha vencido a sí mismo.” - Buda

El Trading es un desafío emocional constante, en el que las dudas, miedos y egos relucen a diario en circunstancias que hacen que nuestro estado emocional sea tan cambiante y dinámico, que convierte al mismo en algo indiscutiblemente, muy pasional. A todos los Traders nos gusta poder explicar nuestras hazañas, aunque todos sabemos que la derrota forma parte del éxito y equivocarse es sano y necesario.

Sin embargo, sabemos que el mercado vive de algo más que del ego y el miedo, el mercado vive de la convicción y de la anticipación.

El pasado 21/06/2.013, los bajistas azotaban el mercado sembrando de dudas al mismo. La zona de soportes invitaba al miedo y el miedo a reducir posiciones, a ejecutar Stops e incluso a abrir posiciones bajistas. La sensación de alivio de muchos Traders era latente en el mercado y la sombra de una vuelta a mínimos era vigente. En esa ocasión, traté de exponer mi visión en el artículo “IBEX35, al borde del precipicio”, en el que exponía ciertas condiciones favorables, para pensar que el mercado nos presentaba una excelente oportunidad de Trading.

Si algo he aprendido en mi bagaje como Trader, es que el mercado siempre juega al despiste y las cosas nunca suceden como uno había previsto, como decía Kostolany; en la bolsa 2+2=5-1 y los mercados no lo olviden, son el salario del dolor. La estrategia parte del análisis y el análisis me invitaba a pensar que la economía española mejora y que las circunstancias animan a los inversores, que no a los Traders, a invertir en España. Anticipación y convicción, esas son las premisas sobre las que opero, asumiendo que si me equivoco en mi tesis fundamental, la modifico, pues en el mercado no existe mi verdad, simplemente existe la verdad de éste y si no sé comprenderla me adapto y la cambio. El entorno bursátil es cambiante y un verdadero Trader sobrevive cuando su conducta es adaptativa. El miedo no modificó mi visión, una tesis que vengo defendiendo durante todo el año y que ya expuse en mi artículo “IBEX 35, perspectivas primer trimestre”.

La ventaja estadística se logra en zonas clave y para lograrlo se requiere mucha paciencia y mucha disciplina, si logramos ser resolutivos y determinantes podemos anticipar movimientos muy rentables, pero tener la férrea voluntad de especular en contra del ruido del mercado no es simple. Sin embargo, asumir el fracaso como parte del éxito es capital en los mercados, puesto que al fin y al cabo me convertí en Trader para tomar decisiones y asumir riesgos, ¡sin riesgos no hay victoria! Y no se trata de una victoria contra nuestro propio ego, de saber que estamos en lo cierto, se trata de una victoria sobre uno mismo y como decía Buda, ni dios es capaz de convertir en derrota la victoria sobre uno mismo, pues al fin y al cabo, tal vez la ansiada felicidad es la suma reiterada de pequeños logros.

El mercado suele presionar al máximo para tratar de barrer del mismo a compromisos emocionales débiles y de algún modo juega “al farol”, como hemos podido comprobar en diferentes activos tales como el oro y el bono americano, como relaté en mi artículo “IBEX35, contra viento y marea”.

Me sirvo en esta ocasión de mi histórico de análisis para tratar de exponer de forma documentada que en el Trading la actitud es más determinante que las sensaciones, pues al fin y al cabo el 21/06 no era fácil para mí asumir el riesgo de declarar abiertamente mis intenciones a mis lectores, debido a que por más convicción que tenga soy humana y como humana mis emociones atacan mis decisiones. Pero soy libre de escoger y dominar y gracias a mi plan de Trading, simplemente ejecuto, opero y asumo. Eso me hace grande conmigo misma, pues tomar una decisión en contra de uno mismo es una victoria y esta tal vez es la mayor grandeza del Trading, la superación del reto sustentado por la adversidad. Y hoy querido lector es fácil sumarse al carro de las subidas, pero no olvide que la codicia suele llevar a los precios a zonas de techos y el mercado ahora sigue cotizando de la misma manera que lo ha hecho en todo el año, es decir, en un rango lateral comprendido entre 7.500 - 8.800 puntos.

Podemos operar en el mercado de muchas formas, pero la mayoría de sistemas son direccionales, es decir buscan tendencias y ésta se encuentra en mercados con fuerza relativa y en economías o sectores con calidad económica. El argumento es simple, los inversores empujan los precios e invierten su capital en ideas rentables y el IBEX 35 de momento ha generado mucha incertidumbre. Sin embargo, hoy el mercado no es reflejo de ayer. La sorprendente simetría que suele ofrecernos Mr. Market no refleja en su justa medida las nuevas circunstancias del mercado. El verano pasado el selectivo se desplomaba de las cotas actuales hasta los 6.000 puntos, alimentado por la falsa creencia de la ruptura de Europa y la quiebra de España. El terror del mercado se apoderó de los inversores que liquidaron sus posiciones en activos españoles para buscar refugio en otros activos denominados en otras divisas. La huída de capitales impulsó a divisas como el AUD, el CAD, el JPY, el NOK, el SEK o el NZD. Sin embargo, tras la tempestad, siempre llega la calma y la luz de un nuevo día liberador suele resplandecer con más fuerza si cabe. El IBEX 35 recuperó el rango lateral previo al desplome pero las circunstancias no son para nada parecidas. ¿Acaso no es suficiente motivo pensar que España quiebra y el euro desaparece, para eliminar los inversores del mercado español? Y me refiero a inversores como el gobierno de China, Rusia, Emiratos Árabes, y otros países con excedentes de reserva de divisas. ¿Quién va a interesarse por la rentabilidad por dividendo de la renta variable si el yield del bono español renta el 7%?

Hoy las circunstancias no son las mismas y en un año, a pesar de que la lentitud del paso de las horas, no nos deja apreciar la rapidez del paso de los años, España es un país con mucho atractivo para los inversores. Para empezar en la colocación de ayer, España colocó más de 3.000MM€ de deuda en el mercado al 2,26% y al 3,58% a 3 y 5 años respectivamente, demostrando que la prima de riesgo sigue mejorando y relajándose manifestando que los inversores siguen confiando en España. A medida que los inversores compran bonos españoles, el EUR se aprecia en los mercados internacionales de divisas sin menoscabo de que Draghi siga anunciando tipos al 0,50% o incluso menores durante un período prolongado de tiempo, por lo que deja la puerta abierta a nuevas rebajas de tipos de interés. La macro mejora de forma notable en España y si bien es cierto que el ratio de deuda sobre PIB es mucho peor que hace un año, también nos alejamos de la incertidumbre, ya que la reestructuración financiera se ha llevado a cabo con éxito y lo que queda ahora es una España para reconstruir, pero como bien sabemos el mercado valora los hechos y ahora éste sabe lo que hay que reconstruir y si algo odia el mercado es la incertidumbre.

Pero no únicamente lo macro domina mis sensaciones, puesto que el entorno empresarial de las compañías cotizadas del selectivo español está demostrando que algo está cambiando. Las crisis son buenas, pues al fin y al cabo nos exigen y la exigencia hace que todos saquemos lo mejor de nosotros mismos. Es cierto que la crisis se lleva por delante muchas cosas negativas, no voy a negarlo, pero el reto de construir una España próspera y de futuro, es lo que ahora nos compete. Y las empresas así lo han comprendido, reducir la deuda e internacionalizar los ingresos es la clave. Así lo he visto en los casos de Gamesa, Sacyr y FCC, que tras las diferentes noticias de reestructuración y reducción de la deuda y sus contratos internacionales han reactivado las caídas con incipientes movimientos alcistas de mucho potencial y que por ejemplo, en el caso de Gamesa, nos ha brindado una excelente oportunidad de Trading, que he ido narrando a lo largo de esta tribuna. La rotación de sectores es necesaria si pretendemos ver el selectivo por encima de los 8.800 puntos, puesto que las compañías que han liderado el mercado no bastan para aspirar a cotas más ambiciosas. En este sentido, los excelentes resultados empresariales de compañías como Telefónica, BBVA y SAN son muy significativos acerca de lo que puede suceder, al fin y al cabo si la santísima trinidad del IBEX 35 despierta el interés del mercado a base de beneficios y de operaciones corporativas muy lucrativas, los inversores podrían empezar a ver en España un refugio ideal para unas inversiones en renta variable que en el caso de la bolsa americana empiezan a asustar.

Pues ya lo ven, en el mercado la cotización refleja la acción del precio, pero mirar el precio sin comprender su trasfondo, complica la toma de decisiones y agiliza el proceso de dudas y ¡esto como Trader es intolerable! Ya que al fin y al cabo, una de las mejores herramientas de Trading que existen es el sentido común y éste, como he tratado de exponer, me sigue manteniendo en una idea clara y firme; soy alcista de la bolsa española. Pero del mismo modo y con la misma contundencia voy a saber gestionar las posibles pérdidas que pudieran darse si el mercado me enseña otra variante que a día de hoy no lograría comprender, pues al fin y al cabo, la bolsa es reflejo de la emoción y la emoción domina la economía.


Gisela Turazzini
CEO | BLACKBIRD