La aerolínea española, codiciada por distintos grupos, ha adelantado una contundente mejora en su dividendo. Fernando Conte, presidente de Iberia, ha asegurado que "el dividendo ordinario (de 2007) subirá y será al menos dos veces el del año pasado", gracias a la buena marcha del negocio. Al cierre de ayer, la aerolínea anunció un beneficio neto de 223 millones de euros en los nueve primeros meses del año, el triple de los obtenidos el pasado año