Iberdrola y ACS se reincorporan al Ibex 35 tras ser suspendidas de cotización antes de la apertura de sesión por la colocación acelerada de un 3,7% de la eléctrica en manos de la constructora. Ambas compañías cotizan con caídas    después de que la constructora haya confirmado la venta de la participación a un precio de 3.62 euros.
Ayer por la tarde merendábamos con la noticia de que ACS llevaba a cabo la colocación acelerada de un paquete de acciones equivalente al 3,7% del accionariado de Iberdrola. Esta operación acarreaba la suspensión de cotización de ambas compañías, que han comenzado a operar una hora después que el resto de sus compañeras del Ibex 35. ACS lo hace con una caída del 3,14% hasta los 16,95 euros e, Iberdrola, comienza cotizando con un descenso del 5,15% en los 3,70 euros. Estas importantes caídas los llevan a la parte más baja del Ibex 35.

La desinversión de ACS en Iberdrola se ha visto motivada por las deudas contraídas por la eléctrica con los bancos para comprar acciones de la eléctrica. Al parecer, la banca acreedora habría amenazado a ACS con ejecutar los títulos en garantía del préstamo para comprar acciones de Iberdrola. Las necesidades de liquidez de ACS (tiene una deuda de 9.334 millones) han llevado a vender parte del capital a un precio de 3.62 euros por acción, con lo que el importe de la operación alcanza los 800 millones de euros que se destinarán "a reducir la deuda corporativa y robustecer la liquidez del grupo por la liberación de garantías", informa su nota de prensa.  El impacto neto en los resultados del Grupo será de 540 millones de euros, que se esperan compensar con las plusvalías por la venta de activos no estratégicos a lo largo del año, entre las que se incluye la venta parcial de Clece ya realizada que supera los 150 millones de euros. ACS mantiene su posición de principal accionista de la eléctrica española, con una participación del 14,85% de su capital, y permanece como socio estable a largo plazo.

Técnicamente....

Desde el punto de vista técnico, según el departamento de análisis de Renta 4, los niveles de sobreventa de ACS son equiparables a los años 1992 (rebote del 75%) y de 1993 (mínimos de mercado bajista). Luis Francisco Ruiz, analista de estrategiasdeinversion.com, explica que “ACS está muy sobrevendido y vamos a pedirle mayores signos de giro al alza. Por lo menos tendría que recuperar la directriz alcista que tenemos terciaria en el gráfico, cierre por encima de los niveles actuales. Si continúa consolidando por encima de 17.51 euros es una compañía para un rebote de corto plazo. Los stops estarían por debajo de los 16.44 euros”.

GRÁFICO ACS:



En cuento a Iberdrola, Álvaro Blasco, director de Atlas Capital, considera que “a estos precios es una verdadera ganga, aunque es cierto que todavía estamos pendientes de ver en qué medida el desarrollo de la regulación le puede afectar. Al que quiera entrar en el corto plazo recomendaría mucha prudencia y un stop loss”. Por su parte, Roberto Moro, de Apta Negocios reconoce que la compañía "debería recuperar como mínimo el nivel de neutralidad que tiene en 4.20 euros pues de lo contrario podrá caer hasta los 3.20 euros".

GRÁFICO IBERDROLA: