El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, vinculó hoy las inversiones de la compañía en España a la solución del problema del déficit de tarifa y a la consecución de un marco regulatorio "estable", y advirtió de que, en caso contrario, las eléctricas serán un "problema" más en la crisis. Por otra parte, Sánchez Galán pidió al Gobierno que aborde cambios estructurales y apoye a las grandes empresas del país porque, subrayó, si España quiere ser "alguien en el mundo", sus compañías tienen que estar entre las "ocho grandes" y no pueden estar "en manos de terceros". En una rueda de prensa previa a la junta de accionistas, el presidente de Iberdrola aseguró que las eléctricas quieren ser "parte de la solución a la crisis, pero los gobiernos tienen que ayudarnos a serlo. Si nos ponen barreras seremos un problema más".