Iberdrola ha alcanzado un acuerdo con el fondo Gala Fund Management para vender el 98,9% del operador de telecomunicaciones Neo Sky por un valor que oscilará entre 30 y 50 millones de euros.
La venta, que se inscribe en la política de desinversiones de activos no estratégicos contemplada por la eléctrica en su plan de negocio hasta 2012, se cerrará previsiblemente a finales de enero.