El consejo de administración del grupo Iberdrola aprobó hoy la separación e independencia en la gestión de sus sociedades que desempeñan actividades reguladas y liberalizadas de gas y electricidad para adaptarse a la nueva legislación, informó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El Código de Separación de Actividades aprobado hoy incluye las medidas necesarias para salvaguardar la información comercial sensible de sus empresas que realizan actividades reguladas. Además, el máximo órgano de la eléctrica acordó modificar el Reglamento Interno de Conducta en los Mercados de Valores para incluir las restricciones a las sociedades reguladas integradas en grupos empresariales y a los responsables de las inversiones en acciones establecidas en la nueva legislación energética, así como para adecuarse a la normativa sobre transparencia en los mercados.