Las caídas de Iberdrola alcanzan un área de soporte importante, constituido por los máximos del año 2016, entre 5,90 y 6 euros.

Este nivel de Iberdrola es el equivalente a los 9.250-9.350 puntos del Ibex 35, por lo que se adivina un mayor deterioro técnico.

Pese a este, las caídas raras veces se generan sin rebotes intermedios, y ante la presencia de sobreventa técnica se puede intentar una entrada con fines cortoplacistas.

El primer hueco bajista presente en 6,3 euros sería la primera referencia a tener en cuenta.


Recomendación: COMPRA ESPECULATIVA