La eléctrica española se mantiene en  conversaciones para traspasar parte de los activos de generación eléctrica de su filial británica, Scottish Power, a Drax Group. Un acuerdo por el que Iberdrola podría captar 1.200 millones de euros y que, sin embargo, no ha sentado bien a su cotización, que hoy se deja algo más de una décima en bolsa aunque mira de cerca a sus máximos históricos.

Iberdrola a un paso de sus máximos históricos

El acuerdo de venta incluiría las centrales hidroeléctricas y de gas natural de Scottish Power, que se quedaría con las plantas de renovables y sus redes de transporte y distribución.  Drax es la propietaria de la mayor central térmica de Reino Unido aunque, al margen de ésta, algún fondo de inversión podría también estar interesado.

Los activos en venta, dicen los expertos de Bankinter, suman los 2.500 megavatios y aportan 700 millones de euros en ingresos aunque, según la prensa, el valor potencial de los activos afectados por la negociación podría rondar los 1.200 millones de euros y generará 400  millones para Iberdrola.

La venta de las plantas de gas e hidroeléctricas de Stottish Power – que fue comprada por Iberdrola en 2007 por 11.600 millones de libras – encaja dentro de la estrategia del grupo y, a además, “podría generar importantes plusvalías para la compañía”, reconocen los expertos de Bankinter en su informe. En su último Plan Estratégico 2018-2022, Iberdrola contempla inversiones de 32.000 millones de euros en el período y ventas de activos por 3.000 millones de euros.

Ahora la estrategia de Iberdrola pasa por centrarse en renovables y actividades reguladas como la generación.  A comienzos de año, la compañía comenzó a plantearse la venta de estos activos dada su baja rentabilidad y ante los riesgos derivados del Brexit, que podrían afectar al crecimiento y la demanda energética de Reino Unido.

Iberdrola, a un paso de sus máximos históricos

A pesar de estas informaciones, la acción de Iberdrola no consigue remontar en  el Ibex 35 y hoy se mantienen ligeramente en negativo sobre los 6.3680 euros. La compañía sube un 3,68% en lo que va de año y se mantiene a un paso de los máximos históricos que hizo el pasado mes de julio, en los 6.7774 euros por acción.  A más corto plazo, dicen los expertos, que la compañía “desarrolla un impul­so en favor de las compras a par­tir del área de relevancia técnica comprendida en torno a los 6,254 / 6,166, y su media móvil simple de 200 periodos o de largo plazo”. El movimiento permite poner a prueba su media móvil de 40 pe­riodos o de medio plazo una vez la directriz decreciente que parte desde máximos anuales ha sido superada, explica Luis Francisco Ruiz, Director de análisis de Estrategias de inversión.

 

Iberdrola a un paso de sus máximos históricos

 

De este modo, el precio mantiene intacta su estructura creciente desde mínimos anuales pensando en atacar la zona obje­tivo de los 6,798 / 6,766 euros. (Ver: Análisis técnico de Iberdrola).