Iberdrola tiene previsto invertir 140 millones de euros entre 2007 y 2009 en un plan de acción que tiene como objetivo reducir las emisiones y mejorar el impacto ambiental de todas sus centrales de generación de electricidad situadas en España, informó hoy la compañía.
La eléctrica destinará el 92% del total (129 millones) a la gestión ambiental de sus centrales térmicas, principalmente a la reducción de los riesgos y la prevención de los impactos de las nuevas instalaciones en el entorno. Parte de esta cantidad también servirá para reducir las emisiones de las plantas térmicas, objetivo que abarca a todo el parque generador de Iberdrola y que acaparará 122 millones, el 87% del total. La inversión en centrales hidroeléctricas será de 7,5 millones de euros e irá destinada a eliminar o reducir los riesgos y a mejorar la biodiversidad en este tipo de instalaciones. Por último, la cogeneración tendrá una partida presupuestaria de 2,8 millones (un 2% del total). El Plan de Gestión de la Biodiversidad del Negocio Liberalizado España, nombre con el que Iberdrola ha bautizado a la iniciativa, tiene entre otros principios básicos integrar la conservación de la diversidad ecológica en los nuevos proyectos, promover la formación del personal en materia de biodiversidad y prever los impactos de las nuevas instalaciones.