La situación de Iberdrola a día de hoy presenta mucho interés, al comprenderse entre dos referencias clave, por un lado los citados máximos históricos en 7,2 euros y por otro la zona de 6,1 euros, donde confluyen referencias importantes de soporte y directriz alcista.

Los indicadores técnicos lentos presentan una situación de aplanamiento poco frecuente, que siempre precede importantes movimientos en el medio plazo. Es lógico entender que la salida del citado rango comprendido por los máximos históricos en 7,2 o la zona de soporte en 6,1 euros va a resultar determinante en los próximos meses.

Recomendación: MANTENER encima 6,1 euros.