La compañía ha suscrito un préstamo de 500 millones de euros con el Banco Europeo de Inversiones, con la finalidad de financiar así la modernización de las redes de distribución de electricidad y la digitalización de los contadores de la compañía en España.

Este préstamo concedido por parte de BEI, permitirá a Iberdrola finalizar con la implantación de su proyecto STAR (Sistema de Telegestión y Automatización de la Red), una ambiciosa iniciativa que complementa la obligación legal del cambio de contadores con una extensiva modernización y digitalización de la red eléctrica.

La renovación de las infraestructuras eléctricas de Iberdrola financiadas por el BEI tiene efectos positivos directos en los consumidores gracias, entre otros factores, a la instalación de más de cuatro millones de contadores digitales gestionados por control remoto que permiten ofrecer a sus clientes información de consumo en tiempo real. Facilitando esta inversión de Iberdrola en nuevas redes digitales e inteligentes, el BEI contribuye a mejorar el suministro de energía eléctrica en España, haciéndolo más eficaz y sostenible desde un punto de vista medioambiental. 

Técnicamente, los indicadores Premium de Estrategias de inversión señalan que se encuentra en tendencia alcista, con una puntuación de 9 sobre 10, si bien, la volatilidad a largo y medio plazo es decreciente.