Hace exactamente un año Reino Unido decidía dar por finalizada su relación con la Unión Europea (UE) y el Brexit, el ‘peor’ resultado posible de aquel referéndum, se convertía en una realidad. No se han cumplido los peores augurios, ni tampoco parece que vaya a ser ‘duro’ tras las elecciones adelantadas que fallaron para los conservadores. ¿Cómo han vivido IAG y Ferrovial, dos de los valores del Ibex más expuestos a la economía británica, estos 12 meses?

Con permiso de la elección deDonald Trump como presidente de Estados Unidos, la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), el Brexit, era el principal cisne negro de 2016. Evento inesperado y no descontado por el mercado, que justo el 23 de junio del pasado ejercicio se hizo realidad, cuando en referéndum la ciudadanía británica apostó por el divorcio.

Este viernes se cumple un año de esta decisión y, a pesar del susto inicial, sólo la libra se mantiene ‘deprimida’, pues ni la economía de Reino Unido, ni tampoco la europea, han caído en recesión, y la Bolsa ha recuperado, con creces, todo lo perdido en los primeros días de shock. De hecho, el Ftse 100 londinense fue el mejor selectivo de Europa en 2016 con ganancias acumuladas del 13%.

Con todo, si la devaluación de la divisa respaldaba tanto a su mercado de renta variable como a los valores exportadores, el impacto era el contrario para las empresas extranjeras altamente expuestas al país. A la incertidumbre política y las dudas sobre el crecimiento, se sumaba el efecto negativo de la debilidad de la moneda en sus cuentas. Sin embargo, el hecho de que finalmente se haya logrado evitar el peor escenario, sumada a la mejora macro generalizada y a las mejores perspectivas ha logrado que muchas de ellas también hayan logrado sobreponerse.

Vea también: “En el Ibex, los niveles donde sería interesante incrementar exposición serían los 10.063-9.983 puntos”

Es el caso de Ferrovial e IAG. La primera acumula en los últimos 12 meses subidas superiores al 12%; mientras que la segunda repunta un 22,60%. En lo que llevamos de 2017, las ganancias ascienden al 18% y al 35%, respectivamente.

Aunque la libra seguía impactando negativamente en los resultados del primer trimestre de IAG, la aerolínea lograba un beneficio neto ajustado de 27 millones de euros (-71%), descenso que se explica por el ajuste (sin salida de caja) de varias cuentas financieras.

Desde Renta 4, de hecho, destacaban las buenas perspectivas de cara al segundo trimestre, con una mejor evolución de lo previsto de los ingresos de pasaje unitarios. Es más, la compañía mantenía su principal objetivo para 2017: que el Ebit sin extraordinarios (a precio de combustible y tipo de cambio actual) sea superior al de 2016. Esta firma prevé que alcance los 2.608 millones y el consenso los 2.658 millones.

Vea también: Las SOCIMIs españolas avanzan con fuerza a la cabeza de los subsectores españoles

Técnicamente, los indicadores premium de Estrategias de inversión otorgan a la aerolínea una puntuación de 7 sobre 10, situándola en fase de consolidación, pues la tendencia de medio plazo es bajista y el volumen de largo decreciente.

Mejor suerte en este sentido corre Ferrovial, con una puntuación de 9 sobre 10 y en tendencia alcista, con la única ‘pega’ de que su volumen de largo plazo es decreciente.

La compañía lograba a cierre de marzo un beneficio de 72 millones de euros, esto es un 54,1% menos que en 2016. Si bien, sus ventas crecían un 38,5%, hasta los 2.885 millones de euros.

Tras su Día del Inversor, Renta 4 señalaba: “Valoramos positivamente la estrategia en el negocio de autopistas, que se espera que proporcione una elevada generación de valor en el medio-largo plazo. Revisaremos nuestra valoración con los modelos que proporcionaran desde la compañía, esperando una mejora en el precio objetivo (actual 21 eur). Mantenemos el valor en las carteras y la recomendación de sobreponderar”.

Vea también: Dos acciones del Ibex 35 para buscar un rebote