La entidad alemana ha anunciado pérdidas de 5.460 millones de euros en 2008. Hypo también ha señalado que el Estado germano tomará una participación del 8,7% del capital, un primer paso para su nacionalización.