Los inversores deberían vender los bonos españoles a cinco años y aprovecharse de la mayor rentabilidad que está ofreciendo la deuda irlandesa y la portuguesa, según HSBC.
Los mercados con más riesgo de contagio son España, Italia y Bélgica, porque son los países con más problemas para precer con fuerza, ha señalado el jefe de renta fija de HSBC, Steven Major.