El banco británico HSBC calcula que el "grave robo de datos" perpetrado por un ex empleado en su filial suiza de banca privada, HSBC Private Bank, afecta a alrededor de 15.000 clientes que abrieron sus cuentas antes de octubre de 2006 en la entidad helvética, según reconoció el banco. No obstante, la entidad afirma que la sustracción de datos sólo afecta a las cuentas abiertas en su filial suiza y no a otras entidades del grupo HSBC, puesto que operan con sistemas y seguridad independientes en cada filial.