Hochtief, grupo alemán del que ACS es primer accionista, se ha adjudicado la construcción y posterior gestión del mayor proyecto de infraestructuras en Australia, valorado en 2.900 millones de euros. El contrato incluye la construcción en Brisbane, una de las mayores ciudades del país, de la autopista que conectará esta ciudad con el aeropuerto. La vía tendrá siete kilómetros de longitud de los que cinco kilómetros discurrirán a través de un túnel. Hochtief se ha adjudicado este contrato a través de un consorcio formado por sus filiales Thiess y Jonh Holland. Los trabajos de construcción de los tres proyectos está previsto que comiencen este año, con el fin de que estén concluidos a mediados de 2012.