Heineken ha anunciado unos beneficios semestrales mejores de lo que esperaba el mercado y ha reiterado el objetivo de conseguir un crecimiento orgánico neto del 20-25 por ciento en el conjunto del ejercicio. Las ventas hasta junio han alcanzado los 6.127 millones de euros, más que los 5.738 millones del mismo periodo de 2006, pero algo por debajo de una horquilla de previsiones de 6.186-6.293 millones. El beneficio neto antes de extraordinarios ha sido de 548 millones de euros, frente a 410 millones un año antes y bastante por encima de lo esperado por el mercado. El resultado operativo antes de extraordinarios saltó de 726 a 906 millones, mientras los analistas consultados esperaban 832-860 millones.