Debido a las malas expectativas para el empleo, y la caída en el gasto de las empresas, existen pocas razones para ser optimistas con AT&T, informó Barclays, señalando que hay "pocas señales de esperanzas para el sector de telecomunicaciones". T cuenta con la mayor exposición a las debilitadas actividades de empresas y ventas mayoristas, que difícilmente serán catalizadores. La firma rebajó a AT&T de "ponderación superior" a "igual ponderación"y redujo su proyección de ganancia por acción para 2010 en 8 centavos a 2,19 dólares, lo que también refleja una gradual presión alcista en los precios. En estos momentos, las acciones de AT&T cotizan con una caída del 1,30% hasta los 24,31 dólares.