El reciente cruce de las medias móviles de largo plazo, unido a la estructura de máximos / mínimos decrecientes que comienza a formar el precio invitan a mantener un sesgo negativo.

De la misma manera, el largo periodo de tiempo, más de 8 meses, que se ha pasado el índice desplazándose en un rango lateral apuntan a la formación de un posible techo de largo plazo. En este contexto solo confiamos en un rebote si asistimos a una consolidación a cierre diario por encima de 22.123 y establecemos el riesgo en un testeo / ruptura del mínimo más próximo situado en 21.508.



Hang Seng en gráfico diario