La deuda pública subirá entre un 2,7% y un 2,8% del PIB, hasta situarse cerca del 41,5%, desde el 38,8% presupuestado inicialmente para 2009, a causa del Fondo de 30.000 millones de euros, ampliable a 50.000 millones, que ha anunciado al Gobierno para garantizar la liquidez de los bancos. Así lo asegura el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, en declaraciones a los periodistas antes de intervenir ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, en la que precisó que este incremento puntual se recuperará el próximo ejercicio, ya que esta línea de crédito, a cargo del Tesoro, tendrá un carácter "temporal".