Banco Guipuzcoano prevé que la crisis económica se traduzca en un incremento de su tasa de morosidad al 4,9 por ciento en 2009, frente al 2,6 por ciento con que cerró el año pasado.

Según la transcripción difundida el lunes del discurso que pronunciaron los directivos del banco en la junta general de accionistas del sábado, Guipuzcoano prevé alcanzar en este ejercicio un beneficio neto de 62 millones de euros, la misma cifra de 2008, en lo que sería el segundo año sin crecimiento de los resultados.