Grifols obtuvo un beneficio neto consolidado de 148 millones de euros en 2009, un 21,6% más respecto al ejercicio anterior, y las ventas aumentaron un 12,1%, hasta los 913,2 millones, según informó hoy la compañía en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
El holding español especializado en el sector farmacéutico-hospitalario y productor de hemoderivados, ahondó en 2009 en su diversificación geográfica y el mercado internacional, que supuso el 75,3% de sus ingresos, con crecimientos del 50,5% en Latinoamérica y del 45,9% en Asia.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en los 266,1 millones, un 12,6% más, y la deuda financiera neta ascendió a 561,6 millones, lo que supone un ratio de 2,1 veces el Ebitda.

Todas las áreas de negocio de Grifols evolucionaron positivamente. La división de 'Bioscience' generó 695 millones, un 12,5% más, y la de diagnóstico aumentó un 20,2%, hasta los 103,1 millones.

Las ventas de la división Hospital, que concentra productos farmacéuticos no biológicos destinados a farmacia hospitalaria, aumentaron un 4,7% en 2009 y se situaron en los 86,3 millones de euros. El área de 'Raw materials' mantuvo su cifra en torno a los 28 millones.

A lo largo de 2009, Grifols potenció sus áreas de negocio con la adquisición de un holding australiano-suizo por 25 millones, inauguró en EEUU una academia de plasmaféresis e inició la construcción de un nuevo laboratorio de análisis en Estados Unidos, concretamente en Texas.

Asimismo, cerró una emisión de bonos corporativos en Estados Unidos por un importe de 600 millones de dólares, suscrita por inversores cualificados.

Grifols ha mantenido su plan de inversiones, con 104 millones, que se han destinado, entre otros, al laboratorio en Texas y a una nueva fábrica de producción de Sueros en Murcia. La compañía cerró el año con 5.984 empleados, un 8,7% más.