El ex presidente de la Reserva Federal (el banco central estadounidense) Alan Greenspan aseguró hoy que el aumento en mayo de los precios de los bienes importados desde China a EEUU es la primera señal de que el proceso deflacionario de la economía mundial puede estar revirtiendo.
El Departamento del Trabajo de EEUU anunció hoy que el índice de precios para productos importados a Estados Unidos creció un 0,9% en mayo, un nivel mayor al esperado. Específicamente, el índice de precios de productos importados desde China creció el 0,3% en mayo, lo que representó el incremento mensual más alto desde que se empezó a publicar el indicador en enero de 2004 para los bienes chinos. Durante una videoconferencia transmitida en la capital mexicana en el marco del foro Expo Management, Greenspan calificó este incremento de precios como "significativo". Consideró que se trata de la "primera señal" que ha visto sobre la posibilidad de que "la presión deflacionaria (mundial), que mucho tiene que ver con que los precios sean cada vez menores en China, podría estar revirtiéndose finalmente". "No sé si realmente estamos viendo un cambio cíclico en el tema de la capacidad global (de producción) y que la economía está cada vez más justa, o bien si se deba a un cambio fundamental", destacó el economista. A su juicio, "no hay ninguna duda de que una buena parte de este fenómeno se debe al hecho de que el mundo está en un nivel de utilización de los elementos y unos beneficios de la economía que yo nunca había visto antes", lo que no se puede sostener durante mucho tiempo. En este sentido subrayó que los mercados están empezando a decaer en zonas como Europa, donde "los mercados habían estado excepcionalmente altos durante mucho tiempo".