Tras un fin de semana de interminables negociaciones, Atenas ha decidido tomar las riendas de la situación y anunciar un gobierno formado por la oposición conservadora y el actual partido del gobierno con el objetivo de celebrar unas elecciones anticipadas. Habrá que esperar hasta mañana para conocer quién será el nuevo primer ministro heleno tras la salida de Yorgos Papandreu, según reza un comunicado difundido por el propio Ejecutivo griego.

Al parecer, tras la reunión mantenida por Papandréu y Samarás con el presidente heleno, Carolos Papulias, "se ha llegado a un acuerdo de formar un Gobierno que lleve a elecciones inmediatas, tras aprobar el acuerdo del 26 de octubre en Bruselas".

El Gobierno será sustituido mañana por otro de concentración entre los socialistas y los conservadores que en ningún caso encabezaría Papandréu. A lo largo del lunes se decidirá quién será el nuevo primer ministro.

Mañana los dos líderes hablarán sobre "la determinación de las obligaciones y la implementación del acuerdo del 26 de octubre y sobre el tiempo que se requiere", añade el comunicado.

También habrá contactos entre Papandréu y Samarás sobre el nuevo primer ministro y el nuevo gobierno", dice el comunicado y, al mismo tiempo, Papulias "convocará mañana un nuevo encuentro con todos los líderes políticos".

El dirigente heleno, Yorgos Papandréu, ya había sugerido a sus ministros en el consejo al que los había convocado hoy de urgencia que esperaba un cambio de Gobierno a corto plazo "si es que no se produce hoy".

Pocas horas antes, un alto dirigente del PASOK, la formación socialista que soporta el ejecutivo de Papandréu, había confirmado que su líder no escatimará esfuerzos, ni siquiera su propio futuro político, si de conseguir un Gobierno de concentración se trata.

Esta filtración se conocía poco después de que el principal líder de la oposición griega, Antonis Samarás, hubiese reiterado que solo accedería a formar un Ejecutivo de concentración si dimitía el primer ministro.

La declaración de Samarás se ha producido tras el encuentro que ha mantenido esta mañana con el presidente de la República, Carolos Papulias. El partido Nueva Democracia (ND) cuenta con 85 de los 300 escaños parlamentarios y se erige, por tanto, como la mayor fuerza de la oposición al Ejecutivo de Papandréu.