Grecia sigue siendo el director de una orquesta desafinada. Los mercados se mueven sin ritmo ni compás a golpe de pequeñas referencias que se amplifican en forma de una volatilidad que parece no encontrar freno. A pesar de ello, el Ibex 35, mercado sin personalidad en esta orquesta, parece haber puesto una cama elástica entre los 9.800 puntos y los 10.000, zona interesante para inversores de perfil agresivo.
 
Como una orquesta en su primer día de ensayo, Europa se mueve sin un compás claro, a golpe de una batuta novata y con Alemania y Francia como primeros violines exigentes y dispuestos a tensar la cuerda todo lo que sea necesario. Hace tiempo que sonó la primera nota de esta sinfonía pero hay muchos que aún no han encontrado la clave de la obra y arrastran al resto de la compañía hacía un futuro bursátil poco claro.
 
Ya lo decía Victor Alvargonzález, consejero delegado de Profim EAFI, “todo esto no es más que un teatrillo, todos conocemos la solución”; y muchos analistas comparten diagnóstico; pero en este teatrillo hay un enfermo que espera una solución que se aplaza a cada reunión y que mantiene a los mercados en una inestabilidad no apta para cardiacos.
 
Tras conocer el qué, falta conocer el cuándo. Cada vez es más clara la participación del sector privado, algo que impulsó al Ibex la semana pasada y como señala Sara Carbonell de CMC Markets, parece seguro que Grecia cumplirá con los requisitos de reformas y privatizaciones. Pero aún con eso Alemania sigue demandando tiempo, un tiempo que se prolongará al menos hasta el próximo mes de julio.
 
Hasta que ese acuerdo no llegue, según señala Covadonga Fernández, analista de Selfbank, “La  renta variable va a seguir tensionada”, “A pesar de ello los mercados empiezan a dejar a España fuera de la misma situación que Grecia” por lo que la experta considera que la correlación entre nuestro país y la zona core de Europa va a ir en aumento.
 
En realidad no es de extrañar. Según señala el director de análisis de Bankinter, Ramón Forcada Grecia presenta una situación de “default de facto”. A pesar de ello, el mercado “considera que se va otorgara a Grecia ese tramo de 12.000 millones más” lo que suaviza los recortes en los principales mercados.
 
A pesar de ello no debemos olvidar que este dinero servirá para paliar las necesidades de Grecia en el verano, sin embargo la deuda Griega asciende nada más y más y nada menos a 347.000 millones de euros.
  
¿Pero como queda la situación técnica del Ibex? Según señala Jorge del Canto, analista independiente y profesor de EUDE, es probable que los barridos hacia la parte baja del selectivo español “se amplíen hasta los 9.680”, algo que no debería ser una preocupación. Muy al contrario, “sería una oportunidad muy interesante” para tomar posiciones de cara al medio y largo plazo.
  
La volatilidad está servida en las próximas jornadas. Pero según se señala desde Dracon Partners, los suelos marcados la semana pasada son muy creíbles. Una situación más que interesante para los amantes del trading de salón, entrando en valores muy concretos y con objetivos aún más concretos, bailando sobre una baldosa.