El primer ministro británico, Gordon Brown, ha entonado por vez primera en público el 'mea culpa' ante las inminentes elecciones del próximo 6 de mayo al admitir que durante su época como titular de la cartera de Economía entre 1997 y 2007 se equivocó al no regular de manera más estricta el sector financiero, según reconoce en una entrevista concedida a la cadena de televisión británica ITV que será emitida en la noche del miércoles. "Durante los 90, los bancos venían a decirnos: 'No queremos que nos regulen, queremos estar libres de regulación' y todo el mundo en la City se quejaba de que estábamos regulandoles demasiado", afirma el líder laborista, quien indica haber aprendido la lección sobre la necesidad de una mayor regulación de la banca tanto a nivel nacional como internacional.