El motivo de este interés es suministrar energía a lo largo de las líneas de ferrocarril y en las granjas de servidores informáticos.

“Los ferrocarriles podrían ser clientes potenciales de las turbinas de viento y, desde Google, ya han mostrado interés” ha dicho en una entrevista al portal Bloomberg.com, Andris Cukurs, jefe de operaciones en Norteamérica de Suzlon Energy. “Esperamos ver a los mayores consumidores de energía involucrarse directamente en el viento."

La mayor fabricante de turbinas de la India, Suzlon, y Vestas Wind Systems, el mayor del mundo, están tratando de atraer a clientes fuera de su terreno habitual de productores dependientes de energía, después de que se produjera una caída en los pedidos por parte de empresas como NextEra Energy y Exelon.

“En Estados Unidos hemos reestructurado nuestras ventas y hemos contratado a más ingenieros para trabajar con clientes que no tienen mucha experiencia con los parques eólico” ha dicho Martha Wyrsch, presidenta de la unidad de Vestas en la región. “Estamos viendo un gran interés por parte de diversas empresas que no lo habíamos visto antes.”

Google, comenzó en octubre pasado a desarrollar una línea de transmisión de 5 mil millones de dólares que permitirá conectar a las turbinas eólicas marinas de la Costa Atlántica, desde Nueva Jersey a Virginia. La empresa no ha pedido ninguna de las turbina de viento para construir parques eólicos según cuenta, Parag Chokshi, portavoz de Mountain View.

Burlington Northern Santa Fe, la empresa de ferrocarriles propiedad de B. Hathaway no ha comprado ninguna turbina para uso propio y, sin embargo, las ofrece a los desarrolladores, informa, Steven Forsberg, portavoz de la compañía.