Google aparta 500 millones de dólares para afrontar las posibles multas a las que puede ser condenada por su negocio de publicidad en Estados Unidos, de modo que reduce sus ganancias del primer trimestre.


El gasto redujo los ingresos netos a 1,8 billones de dólares, o 5,51 dólares por acción, tal y como declaró la compañía ayer en una presentación ante los reguladores. Google había informado de ganancias de 2,3 billones en el primer trimestre, 7,04 por acción.

“Aunque no podemos predecir el resultado final de este asunto, creemos que no tendrá un efecto material adverso en nuestro negocio que cuenta con una situación financiera consolidada, resultado de operaciones o flujos de efectivo”, expresó Google en un comunicado.

El Departamento de Justicia del país está investigando el uso de anuncios de Google por “determinados anunciantes”, según expuso la compañía en la presentación.

Aaron Zamost, un portavoz de la compañía, no quiso hacer comentarios sobre la divulgación. Y es que Google obtiene casi todos sus ingresos de publicidad en línea, que funciona en su motor de búsqueda y en otras páginas como YouTube.

La empresa encara un aumento del control por parte de los reguladores sobre su liderazgo en el mercado y la manipulación de datos de los usuarios.

Y es que la Comisión Federal de Comercio está preparando una investigación sobre la posición dominante de Google en el sector de búsquedas y ha alertado a las compañías tecnológicas que tiene previsto reunir información de cara a la indagación, según la información que recoge Bloomberg.

En el parqué de Nueva York cae alrededor del 1,14%, en torno a 536,45 dólares la acción.