El nuevo consejero delegado de Google, Larry Page,  trata de ganar posiciones en el mundo de las redes sociales con la posible adquisición de alguna de las ya consolidadas. Suenan con fuerza los nombres de Twitter y LinkedIn.

Google tiene absoluta necesidad de ganar presencia en el círculo de las redes sociales debido a que éstas tienen una parte cada vez mayor del tráfico en línea, y el tráfico es poder y dinero.

Un acceso directo obvio para Google para ganar posiciones en las redes sociales es la compra de otras empresas sociales exitosas.

La empresa que suele aparecer como objetivo potencial de compra por parte de Google es Twitter, porque es el mayor rival de Facebook y está luchando para encontrar un buen modelo de negocio, lo que significa que Google podría ser un hogar a largo plazo para ello. Sin embargo, Twitter no quiere vender.

Otro del que se habla, pero menos es LinkedIn, ya que LinkedIn es una red social más "nicho" (profesional). Pero, debido a que LinkedIn se está convirtiendo en una manguera de tráfico informativo, se convertiría en una propiedad social de gran valor para Google.

Con LinkedIn, Google instantáneamente obtendría una base de datos de 100.000.000 identidades reales que luego podrían cruzar con su perfil de Google. Estas identidades reales son valiosas, como demuestra el que sea uno de los mayores factores en el éxito de Facebook.