Goldman Sachs ha decidido excluir a sus clientes norteamericanos de la oferta privada de 1,500 millones de dólares de su participación en el accionariado de la red social Facebook.


En un comunicado enviado al diario The Wall Street Journal, Goldman dice haber tomado esta decisión una vez que los directivos de la entidad hayan considerado que podría existir algún tipo de problema con este tipo de colocación y las leyes de EEUU.

Goldman comenzó a notificar a sus clientes asiáticos esta decisión ayer noche y a lo largo del día de hoy lo ha comunicado a sus clientes en Europa y EEUU. Goldman deja claro que el hecho de limitar esta oferta sólo a sus clientes "offshore" no ha sido impuesta por ningún tercero, incluido la SEC.

Para el Wall Street Journal, este tipo de colocaciones privadas como la de Facebook, están sujetas a estrictas normas por parte de la SEC y el comunicado hecho público por Goldman Sachs en el día de hoy sugiere que sus directivos
podrían tener serias dudas acerca de la legalidad de dicha colocación.