La automotriz estadounidense General Motors (GM) suspenderá a mediados de junio, al menos por tres meses, sus operaciones en Venezuela por falta de divisas para importar insumos, dijo el presidente de su unidad en el país en una entrevista publicada el martes en la prensa local. El problema de la unidad local de GM se suma a la delicada situación de su casa matriz, que se encuentra en medio de una reestructuración para evitar una quiebra y sobrevivir a la crisis global de la industria. La cámara automotriz venezolana había advertido semanas atrás que varias ensambladoras estaban en riesgo de paralizarse de no resolver el actual retraso en los procesos para obtener dólares, en medio del control de cambio vigente desde el 2003.