Las operaciones de General Motors en Europa no están incluidas en la declaración de suspensión de pagos presentada hoy por el consorcio automovilístico ante el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York, según anunció este lunes la división europea de la compañía, General Motors Europe, que resaltó que sus plantas del Viejo Continente funcionan con normalidad y que los pagos a sus trabajadores y proveedores se llevarán a cabo de la forma habitual. La filial europea de General Motors señaló que el grupo ha transferido los activos en Europa a Opel, que ha asegurado la concesión de un crédito puente, por parte del Gobierno de Alemania, por un importe de 1.500 millones de euros y ha alcanzado un acuerdo marco con el fabricante canadiense de componentes Magna para que entre en el capital de Opel.