El fabricante de componentes de automóviles mejoró un 14,2% su beneficio gracias a la mejora de la rentabilidad de los mercados de  Europa del Este y Mercosur.

Las ventas de Gestamp, no obstante, estuvieron afectadas por la estacionalidad de la semana santa y la fortaleza del euro. Así, la empresa obtuvo unas ventas de 2.058 millones de euros, casi un 2% menos que un año antes.

El Grupo registró “un conjunto equilibrado de resultados entre las regiones, tanto en términos de crecimiento como de rentabilidad, con una mejora continua en NAFTA a medida que los costes de lanzamiento se reducen y los proyectos empiezan a ponerse en marcha”, apuntó el CEO de Gestamp, Francisco López Peña. “Estos resultados están en línea con nuestras expectativas y nos sitúan en el camino correcto para alcanzar nuestros objetivos anuales”, afirmó López Peña.

Hoy mismo ha celebrado su junta en Bilbao donde se ha aprobado el pago de un dividendo equivalente al 30% del beneficio de la empres, 0,125 euros por acción que sepagará el próximo 6 de julio.

El presidente ejecutivo de Gestamp, Francisco Riberas, revisó los principales logros de la compañía en 2017. También explicó que Gestamp es "una empresa en crecimiento con un ambicioso plan para abrir nuevas plantas en diferentes geografías como América, Asia, Europa y África". Riberas también destacó los desafíos a los que se enfrenta Gestamp: "seguiremos centrándonos en Asia, ya que necesitamos ser más relevantes en este mercado en crecimiento que concentra la mayor parte de la producción de automóviles en todo el mundo". Además, explicó que Gestamp "está bien posicionado ante las disrupciones que afectan a la industria del automóvil y que seguirá contribuyendo a construir los vehículos del futuro".

Gestamp