El grupo automovilístico estadounidense General Motors se prepara para su relanzamiento como una nueva compañía a mediados de julio, con lo que podría emerger de la suspensión de pagos en que se encuentra desde el pasado 1 de junio un mes antes de lo previsto inicialmente. General Motors y sus asesores confían en que ninguna de las 500 objeciones aproximadamente remitidas al juez contra la suspensión de pagos de la corporación provoque un retraso del proceso, informa el diario 'Financial Times'. Según fuentes conocedoras del proceso, la compañía trabaja en planes para dar a conocer la composición de su nuevo consejo de administración y de su cúpula directiva a mediados del próximo mes de julio.