General Motors (GM) perdió 4.300 millones de dólares entre el 10 de julio (cuando salió de la quiebra) y el 31 de diciembre del 2009 tras tener unos ingresos de 57.500 millones de dólares. El director financiero de GM, Chris Liddell, afirmó durante una conferencia telefónica para explicar los resultados que "estamos poniendo los cimientos que nos permitirán volver" a cotizar en la bolsa y que la publicación de los resultados del periodo "es un importante paso en ese proceso".